Adolescencia y Autoestima

Adolescencia y Autoestima

Adolescencia y Autoestima

Adolescencia y Autoestima

¿Cómo se define la adolescencia?

La adolescencia describe típicamente los años entre los 13 y 19 años de edad y puede considerarse la etapa de transición de la niñez a la adultez. Sin embargo, los cambios físicos y psicológicos que ocurren en la adolescencia pueden comenzar antes, durante los años de preadolescencia o «preadolescencia» (de 9 a 12 años). La adolescencia puede ser una época de desorientación y descubrimiento. Este período de transición puede plantear problemas de independencia y auto identidad; muchos adolescentes y sus pares se enfrentan a decisiones difíciles con respecto a la escuela, la sexualidad, las drogas y el alcohol, y la vida social. Los grupos de pares, los intereses románticos y la apariencia tienden a aumentar naturalmente la importancia percibida durante algún tiempo durante el viaje de un adolescente hacia la adultez.

Hablar con los adolescentes

Hablar abiertamente con los adolescentes sobre los cambios que están experimentando puede ser un desafío para cualquier padre, especialmente dado el cambio en la relación padre-hijo que puede ocurrir durante este tiempo. Un sentido más claro de qué tipo de cambios y obstáculos pueden esperar los adolescentes a esta edad puede ayudar a preparar a los padres para conversaciones más fructíferas. Los adolescentes están en el proceso de desarrollar capacidades similares a las de los adultos, pero aún no han llegado, y una guía atenta puede ser de gran ayuda.

Salud mental durante la adolescencia

Muchos de los problemas de salud mental que las personas enfrentan cuando son adultas comienzan a manifestarse en la adolescencia. Por otro lado, los adolescentes pueden luchar contra la ansiedad, la depresión u otras formas de angustia que son apropiadas para el desarrollo pero que no necesariamente perduran. Los padres pueden ayudar aprendiendo a identificar signos preocupantes y a adoptar un enfoque equilibrado para tratar con jóvenes cada vez más independientes.

Enseñe a los adolescentes cómo mantener una autoestima saludable.

El concepto de autoestima es muy americano, particularmente en nuestra cultura durante el siglo que ha seguido a su invención por el psicólogo William James.

Tal vez justificada como parte de nuestro derecho a la búsqueda de la felicidad y la autorrealización, arraigada en nuestro énfasis en el individualismo, y alimentada por nuestra creencia en la superación personal y el éxito material, la autoestima es una noción que parece quedarse.

Además, tiene un cierto atractivo y validez de sentido común. Si se les da la opción, la mayoría de las personas prefieren tener una alta autoestima que una baja porque la vinculan con el bienestar personal y la efectividad.

Recomendado:  El fin de la ansiedad en niños y adolescentes: Cómo ayudar a tus hijos a gestionar los miedos, el estrés y la ansiedad (Libro práctico)

La Orientación Familiar

Desde mi punto de vista la orientación familiar, la autoestima puede tener un impacto significativo en las relaciones. Generalmente parece que los miembros de la familia son más propensos a actuar mal unos con otros cuando se sienten mal consigo mismos. Cuanto peor se sienten consigo mismos, peor tratan a menudo a los demás, peor son tratados a cambio, peor terminan sintiéndose consigo mismos, peor tratan a los demás, y el ciclo de la infelicidad va de un lado a otro. En las familias de baja autoestima, las relaciones pueden llegar a ser destructivas.

En las familias de alta autoestima ocurre lo contrario. Cuanto mejor se sienten los miembros de la familia consigo mismos, mejor se tratan entre ellos, mejor serán tratados a cambio, mejor será la situación de cada uno. En familias de alta autoestima, las relaciones pueden llegar a ser mutuamente afirmativas. Los miembros parecen más inclinados a sacar lo mejor de los demás, no lo peor.

Así que la autoestima positiva no es un tipo de moda popular o un volante de la nueva era. De su existencia depende en parte el funcionamiento feliz y saludable de las personas y las familias, especialmente durante la adolescencia de los niños.

Hay dos fases importantes de la autoestima durante el curso normal de la adolescencia.

La primera fase ocurre al principio de la adolescencia (de 9 a 13 años), cuando la separación del joven de la infancia crea una pérdida de satisfacción al ser definido y tratado por más tiempo como un niño. En este proceso, muchos componentes de la autodefinición que ahora se consideran «infantiles» -intereses queridos, actividades y relaciones que apoyaban la autoestima- pueden sacrificarse en aras del crecimiento futuro y de la vejez. Muchas «cosas de niños» de valor psicológico significativo pueden ser desechadas. Los juguetes y pasatiempos viejos pueden ser abandonados, e incluso los seres más queridos pasan a un segundo plano.

La segunda fase en la autoestima se da durante el final de la adolescencia (entre los 18 y los 23 años), cuando el joven se enfrenta a la desalentadora realidad de la independencia y se siente abrumado y desanimado por la falta de oportunidades.

Desde mi punto de vista los consejos de la familia, pueden tener un impacto significativo en las relaciones. Generalmente parece que los miembros de la familia son más propensos a actuar mal unos con otros cuando se sienten mal consigo mismos. Cuanto peor se sienten consigo mismos, peor tratan a menudo a los demás y peor son tratados, a cambio, terminan sintiéndose peor acerca de sí mismos y peor tratan a los demás, y el ciclo de la infelicidad va de un lado a otro. En las familias de baja estima, las relaciones pueden llegar a ser mutuamente destructivas.

Recomendado:  Tongil | Nivelansi 40 Cápsulas Vegetales | Griffonia 5HTP, Rhodiola, Melisa, Aswagandha, Azafrán, Probioticos, Vitamina B6 | Reduce la Ansiedad y Favorece el Equilibrio Emocional | Apto Veganos

¿Qué es la autoestima?

Es irreal en el sentido de que puede ser examinado visualmente, tocado físicamente u observado directamente. Similar a nociones como «inteligencia» o «conciencia«, la autoestima es un concepto psicológico abstracto creado para describir parte de la naturaleza humana de una persona. Su existencia y utilidad se infiere a través de acciones y expresiones que se consideran evidencia de su presencia.

Del mismo modo que la solución de un problema puede considerarse una prueba de inteligencia, o actuar de acuerdo con las propias creencias éticas puede considerarse una prueba de conciencia, insistir en que se le trate con justicia o respeto puede considerarse una prueba de autoestima, cuando uno es joven es más susceptible a como es tratado por los demás.

Más específicamente, «autoestima» son dos palabras que se combinan en una sola. Si las separamos, el significado del término es más amplio. «Ser» es un concepto descriptivo: ¿Por qué características específicas identifico quién soy? La «estima» es un concepto evaluativo:

¿Cómo juzgo el valor de quién soy?

La autoestima tiene que ver con la forma en que una persona se identifica y evalúa su definición de sí misma.

Comience con la autoestima como identificación. Cuando el adolescente compromete su identidad en una sola parte de la vida – en tener amigos, en los deportes de competición, en los altos logros académicos – entonces cuando los amigos se pierden, cuando una lesión termina con el atletismo, cuando el rendimiento académico cae, la autoestima se desploma. «¡No soy nada sin mis amigos!» «¡No valgo nada sin mi deporte!» «¡Soy un fracaso si no saco un sobresaliente!» Para mantener una relativa constancia de bienestar a través de los altibajos normales de la adolescencia, realmente ayuda tener múltiples pilares de autoestima.

Considera la autoestima como una evaluación. Cuando el adolescente es sistemáticamente duro consigo mismo -insistiendo en la excelencia, criticando los defectos, castigándose por los errores-, entonces cuando las expectativas no se cumplen, cuando las imperfecciones se hacen evidentes, cuando se producen errores humanos, la autoestima se derrumba. «¡Soy tan estúpido!» «¡Qué me pasa!» «¡No puedo hacer nada bien!» Para mantener tener un buen estado de ánimo durante la adolescencia, ayuda mucho tratarse con tolerancia y comprensión….

Particularmente en la respuesta a una mala experiencia en la que la toma de decisiones impulsiva o desacertada condujo al error, la decepción o los problemas, un adolescente puede entrar en una autoevaluación bastante dura, descendiendo pasos comunes que sistemáticamente bajan la autoestima.

Lo son:

  • Tomar una mala decisión,
  • Sufrir sentimientos dañinos,
  • Asume la carga de la culpa,
  • Autocrítica o culpa,
  • Castigarse por actuar mal,
  • Trate este maltrato como se merece,
  • Gasta más energía en penitencia que en recuperación.
Recomendado:  DALAETUS 2 Piezas de Collar de Respiración Set, Collar de Silbato Acero Inoxidable con Dos Colores, Collar Consciente, Collar de Ansiedad para Ejercicios de Meditación, Mujeres y Hombres

Si tu hijo o hija se golpea a sí mismo por haber escogido de forma imprudente o por haber estado mal, puedes sugerirles esto: «Hacerte daño cuando ya te estás haciendo daño sólo empeora el dolor. Cuando estás sufriendo es un momento para no tratarte mal, sino bien. De esa manera puedes motivarte para hacerlo mejor».

¿qué le dirías a un adolescente sobre la autoestima?

«Cuanto más estrechamente se defina y más negativamente se evalúe, mayor será el riesgo de que disminuya su autoestima. En ese estado de infelicidad, tu también puedes estar en mayor riesgo de tratarte mal a ti mismo y a los demás. Por lo tanto, hazte un favor. Para mantener una autoestima positiva, defínete ampliamente y evaluarte amablemente para poder mejorar con el en este proceso».

¿Existe algo así como tener demasiada autoestima? Sí. Las personas que se valoran a sí mismas con demasiada frecuencia creen que son superiores, siempre tienen razón, se les debe consideración y trato especial, no necesitan permitir desacuerdos, lo saben todo (o al menos todo lo que vale la pena saber), son personas que ejercen su opinión sobre las vidas de los demás. Muchos tiranos y mezquinos, han tenido una autoestima extremadamente alta, a costa de otras personas.

Dentro de la matriz de conceptos que explican el funcionamiento psicológico, creo que la autoestima tiene un lugar útil. Sin embargo, por importante que sea, una fuerte autoestima no lo es todo.

Una fuerte autoestima no previene las malas acciones. Las personas que se sienten extremadamente positivas acerca de quiénes son y cómo son todavía pueden convertirse en matones, criminales e incluso en fanáticos destructivos.

La autoestima también es independiente del resultado. Las personas que se sienten inseguras de su buen desempeño son capaces de originar malentendidos sin ser conscientes de ello, cálculos erróneos y errores. No quererse y no valorarse dejando que su seguridad y el amor hacia ellos mismos dependan de la opinión de los demás (jefes, amigos, padres etc.…). Pueden ser tu peor enemigo.

«En estos días se habla mucho sobre la autoestima … Parece bastante básico para mí. Si quieres sentirte orgulloso de ti mismo, debes hacer cosas de las que puedas sentirte orgulloso. Los sentimientos siguen a las acciones «.

http://www.educacion.udc.es

https://www.lavanguardia.com
https://psicologiaymente.com
Please follow and like us:
icon Follow en US
Pin Share
Scroll al inicio
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad